Cómo se cultiva el té matcha? Todo su proceso

De la Granja a la Taza: El Viaje del Té Matcha desde la Cosecha

El té matcha no es solo una bebida, es un viaje desde la granja hasta la taza, una travesía que abarca diversas etapas, desde el cultivo de las hojas de té hasta la ceremonia de preparación. Descubramos el fascinante recorrido que realiza el té matcha antes de llegar a nuestras tazas.

Cultivo Especializado:

El proceso comienza en las plantaciones de té, donde se cultiva de manera especial el té matcha. Las plantas de té se cubren durante las últimas semanas antes de la cosecha para aumentar la producción de clorofila. Este proceso no solo le da al matcha su característico color verde intenso, sino que también contribuye a su sabor único.

Cosecha a Mano:

La cosecha del té matcha es un proceso delicado y manual. Las hojas se recolectan a mano, seleccionando cuidadosamente las hojas más jóvenes y tiernas. Estas hojas contienen los nutrientes más ricos y contribuyen al sabor distintivo del matcha.

Secado y Molienda:

Después de la cosecha, las hojas se someten a un proceso de secado para eliminar la humedad. Una vez secas, las hojas se trituran finamente para obtener un polvo fino, conocido como matcha. Este paso de molienda es esencial para preservar los nutrientes y sabores concentrados presentes en las hojas.

Clasificación por Grado:

El matcha se clasifica en distintos grados según la calidad de las hojas y el proceso de molienda. Los grados más altos, como el ceremonial, provienen de las hojas más finas y se someten a un proceso de molienda más lento. Los grados más bajos se utilizan para usos culinarios y tienen un sabor más robusto.

Envasado y Distribución:

Una vez molido, el matcha se envasa cuidadosamente para preservar su frescura y sabor. Los productores de té matcha a menudo trabajan en estrecha colaboración con distribuidores que comparten su compromiso con la calidad. Esto asegura que el té matcha llegue a los consumidores con todas sus propiedades y características intactas.

Viaje al Consumidor:

Desde las plantaciones de té en Japón hasta los consumidores de todo el mundo, el té matcha emprende un viaje fascinante. La creciente demanda ha llevado a que este viaje se expanda, llegando a diversos rincones del globo y atrayendo a amantes del té y curiosos gastronómicos por igual.

Conclusión:

El té matcha no es solo una bebida; es un testimonio del cuidado y la dedicación que se invierte en cada paso de su creación. Desde las plantaciones de té hasta las ceremonias en nuestras tazas, el viaje del té matcha es una experiencia que nos conecta con la tierra, la tradición y el arte de disfrutar del té en su forma más pura. ¡Que tu próxima taza de matcha sea un tributo a este viaje extraordinario! ¿A disfrutar del agua ahora? ¡Que te sea refrescante!

Back to blog